Es ejecutar lo que ya ha sido planeado. Cuando ya existen planos, programas de obra y un presupuesto; se construye. Esta construcción puede ser de diferentes tipos como: la construcción de interiores, que es cuando un espacio vacío y sin acabados hay que forrarlo, comprar el mobiliario y decorar; la construcción arquitectónica, que es cuando se tiene que construir estructura; o la construcción urbana, que es cuando además del trabajo de construcción de espacios habitables se preparan espacios que son públicos.

Es importante mencionar que todos nuestros servicios se interrelacionan; de la consultoría se pueden desprender otros servicios al identificar -mediante ella- necesidades de auditoría, certificación, capacitación, diseño y construcción.

Una empresa que decida –por ejemplo- proveer su propio suministro de combustible para su flotilla, requiere un proyecto que abarque desde crear una empresa, comprar una franquicia de Pemex, tener un terreno, un diseño y un presupuesto; también implica evaluar la condición (una auditoría) y obtener un certificado de que ese proyecto es factible que se ejecute; implica la compra de equipo, contratación de personal, capacitación en el manejo de combustible, etcétera. Podemos ayudar en el proceso de todo el proyecto desde su concepción hasta su ejecución.